Parque Nacional de Cabrera. Islas Baleares

Índice del artículo

  1. Parque Nacional de Cabrera. Islas Baleares
  2. Información importante
  3. Flora. Fauna. Ecosistema
  4. Aproximación por mar

A poco más de una hora de navegación desde Mallorca, el Archipiélago de Cabrera constituye el mejor exponente de ecosistemas insulares no alterados del Mediterráneo español
El archipiélago de Cabrera fue declarado Parque Nacional Marítimo y Terrestre por el gobierno español en abril de 1991. Con el propósito de proteger el lugar, la flora y la fauna, tanto terrestre como marina, en estas islas.

Generalidades:
El Parque Nacional del Archipiélago de Cabrera es un conjunto de islotes perteneciente al archipiélago balear, que debido a su aislamiento a lo largo de la historia, ha llegado hasta nuestro días prácticamente inalterado convirtiéndose en un paraje con un gran valor natura: el paisaje litoral de Cabrera se puede considerar uno de los mejores conservados de las costas españolas, y uno de los mejores de todo el Mediterráneo.
Cobija asimismo importantes colonias de aves marinas y especies endémicas.
Debido a su riqueza biológica y a la abundancia y variedad de aves, también ha sido declarada como ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves).
Situado a 10 Km del Cap ses Salines, el archipiélago de Cabrera es en realidad un afloramiento meridional de las Sierra de Levante.
Está constituido por 19 islas e islotes. La mayor en superficie es Cabrera, seguida de la Illa dels Conills. Las otras islas mayores son Ses Rates, els Estels, l'Imperial, les Bledes, es Fonoll, na Rodona, l'Esponja, na Plana, na Pobra, s'Illot Pla, s'Illot y na Foradada.
Portulano del Parque Nacional del Archipiélago de Cabrera

Superficie: 10.021 hectáreas (8.703 marítimas y 1.318 terrestres), pertenecientes administrativamente al municipio de Palma de Mallorca.
Distribución de la propiedad: 100 % estatal
Coordenadas: El Parque Nacional engloba el Archipiélago de Cabrera y su entorno marino, entre los siguientes puntos geográficos:
39º 13’ 30’’ N2º 58’ E; 39º 13’ 30’’ N3º E; 39º 6’ 30’’ N3º E; 39º 6’ 30’’ N2º 53’ 30’’ E; 39º 10’ N2º 53’ 30’’E.
Altitud máxima: 172 m s. n. m.
Altitud mínima: 0 m s. n. m.
Profundidad máxima del fondo marino: 118 m.
Con un clima semiárido, está sometido al estrés del viento y la sal.

faldilla1

En este Parque , predominan los arbustos leñosos de hoja coriácea y pequeña, formadores de la garriga, matorral perfectamente adaptado a los rigores del clima mediterráneo, existen varios endemismos: astrágalo de las Baleares (Astragalus balearicus), rubia (Rubia angustifolia ssp. cespitosa), tragamoscas (Dracunculus muscivorum ), hipericón balear (Hypericum balearicum), etc. Constituye un importante punto de escala en la ruta migratoria de más de 150 especies de aves, tanto en el paso primaveral como en el otoñal. Son vecinas de las islas desde la gaviota de Audouin (Larus audouini) hasta el halcon de Eleonora (Falco eleonorae). Los fondos marinos también representan una parte muy importante del Parque, con más de 200 especies de peces y numerosos invertebrados endémicos.

Valores Culturales:Castillo del siglo XIV, declarado monumento histórico-artístico. Conjunto de yacimientos arqueológicos terrestres y subacuáticos.

Valores Naturales: Fondos marinos, islotes rocosos, maquia mediterránea, endemismos, aves marinas…

Otros Datos:El Parque Nacional está incluido dentro de la Red de Zonas de Especial Protección para las Aves ((ZEPAS, Directiva 79/409/CEE), producto de la aplicación en España de la Directiva Aves. Área Natural de Especial Interés (Ley 1/91 del Parlamento Balear). Lugar de Interés Comunitario (LIC). Debido a lo anterior está incluido en la Red Natura 2000.
Está integrado en la red ZEPIM (Zonas de Especial Protección de Importancia para el Mediterráneo) del Protocolo de áreas marinas protegidas del Convenio de Barcelona desde el año 2003.

castillo_cabrera

Historia
La isla de Cabrera y los islotes mayores han sido visitados por las principales civilizaciones mediterráneas: fenicios, cartagineses, bizantinos y romanos.Durante los siglos XIII y XIV la isla de Cabrera y su puerto natural era utilizado por piratas berberiscos como base desde donde atacar las costas mallorquinas. Por este motivo, ya en el siglo XIV, se construyó un castillo en la entrada del puerto. Este castillo evitaba que se usase el puerto como base pirata y permitía una mayor vigilancia de las aguas cercanas a Mallorca.
En 1808 estalla la Guerra de la Independencia Española.
Los soldados franceses que fueron hechos prisioneros en la batalla de Bailén terminaron encarcelados en la isla de Cabrera. En realidad no había ningún edificio que pudiera llamarse cárcel, la cautividad era el propio aislamiento de la isla. Este cautiverio terminó en 1814 al firmarse la paz. Debido a la escasez de recursos de la isla y la falta de suministros por parte de las autoridades de la Junta de Defensa de Mallorca, no más de la mitad seguían vivos al finalizar la guerra y en recuerdo de estos prisioneros se erigió un monolito en la isla.
A finales del siglo XIX la isla de Cabrera pasa a ser propiedad privada. Los dueños, la familia Feliu, intentan el cultivo de vid en la isla. Para ello construyeron una bodega, que se utiliza actualmente como museo.
En 1916 el archipiélago es expropiado por intereses de defensa. Se establece en la isla de Cabrera una pequeña guarnición. La isla se utilizaría hasta su conversión en Parque Nacional como área de práctica de tiro. Esta presencia militar protegió el entorno natural al evitar que el archipiélago fuese objeto de especulación inmobiliaria.
En marzo de 1991 se declara Cabrera como Parque Nacional Marítimo y Terrestre..

Geografía
La isla de La Cabrera es la más importante de todo el archipiélago, compuesto de otras 19 islas menores e islotes. Tiene un litoral extremadamente recortado, con un perímetro de 39 kilómetros repartidos entre acantilados, cabos, calas, playas de arena y de cantos rodados y cuevas litorales de gran belleza como sa Cova Blava.
Los acantilados más notables están en na Picamosques al SW con 172 m, en el cabo Ventós (120 m) al NE y en la Punta Anciola (99 m) en el extremo sur.[3]

Los materiales que forman estas islas son las calizas terciarias, margas y dolomías, similares a las de Mallorca. No en vano, el archipiélago es la prolongación de la Sierra de Levante mallorquina, a la que se encontraba unida hace unos 12.000 años. La estratificación de los materiales y el efecto de los plegamientos y encabalgamientos de diversa orientación son visibles y espectaculares desde el mar. La naturaleza calcárea de los terrenos de Cabrera ha dado lugar a fenómenos cársticos como simas y cuevas, con lagos subterráneos de relativa extensión.

En su parte más larga, Cabrera tiene una longitud de unos 7 km. y unos 5 km. en la más ancha. Su cota máxima es la cumbre de Cabrera con 179 metros de altitud.
El clima local es mediterráneo semiárido, con temperaturas medias anuales de 18ºC, un poco superiores a las temperaturas de la costa mallorquina inmediata, y una pluviosidad reducida, de 350 mm de media.